miércoles, 24 de febrero de 2010

dady remixes bret easton ellis




El psiquiatra que veo durante el mes que estoy de vuelta es joven y tiene barba, conduce un 450 SL y tiene una casa en Malibu.Me siento en su consulta de Westwood,que tiene las persianas bajas.Sigo con las gafas de sol puestas, fumando un cigarrillo, solo para molestarlo y a veces lloro.A veces le grito y elme grita a mi. Le cuento que tengo unas extrañas fantasias sexualesy su interes aumenta de modo notable.Empiezo a reirme sin motivo y luego me siento muy mal.A veces le miento.El me habla de su amante y de las reformas que esta haciendo en su casa de Tahoe y yo cierro los ojos, prendo otro cigarrillo, rechinando los dientes. A veces simplemente me levanto y me voy.
Es imposible que logre comunicarme con este tipo. No le puedo hablar de Dady,mucho menos de Jaco y si pienso en mi madre la palabra Beluga viene a mi mente y solo imagino documentales de ballenas. Ella no es una mala mujer, simplemente desde que perdio su forma humana, ella es otra, totalmente otra.
Mi panza crece, no mis miedos, estoy segura que todo saldra bien. Duermo unas horas mas por la mañana. Por la tarde, luego del almuerzo, trabajo un poco en la moto y cuando comienza a soplar el viento, simplemente la monto y recorro estas rutas que se cruzan, casi como mi vida, con autopistas, caminos de tierra y puentes.Ya no extraño Indiana. La ruta es mi maestra. Es ella quien me dice como me las voy a ingeniar cuando nazca el niño. Pienso que sera un varon. Pienso en jeans y en camperas de cuero.
Son las 6 de la tarde y no quiero ir al bar. Me quedo en la galeria de la casa, miro el sol caer y abro una Miller. Luego pasa Nicky, con su moto y su ropa tan hip. Me invita al bar.Lo invito a pasar. Me convida segun el:" the best hawaian weed you ever tried".
Fumamos el porro hawaiano y es realmente bueno. Lisergico y el sol cayendo y las Millers. Nicky y yo lo hacemos al aire libre. No me saco mi musculosa blanca, me dejo guiar. Miro su moto, tan perfecta como yo.
cuando terminamos estamos euforicos, el me toca la panza. No lo puede creer.Cada uno sube a si moto y vamos a lo de Troy.
El bar esta lleno de amigos. Risas, dardos, charlas, cervezas, porros en la calle, planes, mapas, alguna pelea.
Son las dos de la mañana y estamos en Drecks point, una base de aviones abandonada. Hay una banda, hay acido. Hay vida en todo esto que hacemos. De golpe me toco la panza, le sonrio a Nicky y decidimos volver a casa. Lo hacmos varias veces hasta que sale el sol. Una bola loca naranja que inunda de vida todo.Yo hago unos jugos de naranja y recien ahi caigo en la cuenta que hace tiempo que no pienso en Dady.Y esta todo muy bien aca, aunque se que es una especie de entretiempo, que pronto debere partir a Jaco. Exista o no, en ese lugar siempre se le sirve una copa a la muerte.
Dos aguilas se cortan contra el sol.

to be continued

13 comentarios:

hermano dijo...

La ruta es el lugar límite.

hermano dijo...

El lugar límite.

hermano dijo...

El lugar límite.

hermano dijo...

El lugar límite.

hermano dijo...

Paramos en un páramo.

Y no hay nada.

Prendemos el fuego y nos miramos.

hermano dijo...

También miramos el horizonte que se acaba en menos de una hora.

Y pensamos en la ruta.

hermano dijo...

Ese lugar límite.

hermano dijo...

Que nos lleva y no nos damos cuenta.

hermano dijo...

Que asumimos como natural y olvidamos...

hermano dijo...

Olvidamos todo.

EmmaPeel dijo...

Estoy enamorada de esta serie

Tête de P. dijo...

No hay marcas.

Désolé

Anónimo dijo...

pedazo de puto las ganas que tenes de comerte un vete del gimnasio.

y viva chile.

el lemur